definición

“Si Dios viniese en un sueño y me pidiese que es lo que mas quisiera en el mundo, yo pediría un estado mental en él cual yo no tuviera que pedir nada mas: paz mental, contentamiento.” – Ramesh Balsekar

hatha yoga

Es el nombre que se da en general a todos los sistemas de yoga psicofísico. La palabra hatha significa literalmente “forzado”. Este forzar se manifiesta en esfuerzo, esfuerzo para alcanzar lo que uno necesita, pero también lo que uno quiere y puede. Sin embargo y de una forma general se mira hacia el hatha yoga como una práctica que armoniza los polos opuestos de la vida, que busca una integración de lo negativo con lo positivo, de lo femenino con lo masculino.

De una forma muy simple Yoga significa unión. Unión entre las necesidades físicas de un individuo y sus emociones y deseos. Unión entre lo que ve y siente y el pensamiento que todo interpreta. Unión entre las varias dimensiones del ser humano. Esta unión busca, sobre todo, una armonía para que podamos vivir mejor.

Hatha yoga es una forma integral y completa de practicar yoga. Implica una acción efectiva sobre las varias dimensiones del ser humano. El cuerpo (asanas y pranayama), la mente (concentración y meditación), las emociones (actitudes, auto-reflexión) y el espirito (transcendencia) son capas del ser-humano que se cruzan y necesitan ser armonizadas. Debemos practicar sabiendo que los logros que nos proponemos deben ser vistos como consecuencias naturales del esfuerzo y entrega a la práctica y no como un objetivo a alcanzar a toda a costa.

Practicar yoga es una acción independiente de las creencias de cada uno. Los ejercicios asociados al yoga funcionan para cualquiera que sea el nivel del practicante y sus motivaciones para hacerlo. Desde este punto de vista, podemos hablar de una universalidad del yoga que tiene una fuerza y un poder transformador únicos, y que permiten satisfacer las necesidades de cada uno y de la sociedad moderna.