El regreso

Al Sr. Surya le gustaba mucho el regresar a su pasado. Viajar en el tiempo era un ejercicio que consideraba oportuno y necesario para que uno se conociese  más y mejor. Era una vuelta a los orígenes, una búsqueda de respuestas para no confundir la realidad con la imaginación.

Por esta razón, el Sr. Surya solía sentarse a menudo  en su sillón imaginando los abrazos de su madre y los consejos de su padre en su lejana infancia. Intentaba entender cuál era la relación de esos momentos con su miedo a las hormigas y con su obsesión  por lavar siempre primero la mano izquierda antes que la derecha. Entre asociaciones y conexiones,  el Sr. Surya,  divagando en su sillón, viajaba de década en década haciendo del tiempo una entidad sin límites. Cuando volvía de este regreso sentía un cierto progreso en sus obsesiones, manías  e inseguridades. Era algo que no podía explicar y por eso no hablaba de ello con nadie. Sin embargo,  esa sensación contradictoria de que uno tiene que dar dos pasos hacia atrás para dar dos pasos hacia adelante era sumamente placentera.  Era una inspiración de alta montaña después de muchos meses viviendo en una ciudad inquinada.

Yo soy lo que fui. Yo soy quien soy. Yo soy lo que seré. ¿Quién soy yo? Entre preguntas espaciales y respuestas personales el sr. Surya siempre se dormía en su sillón después de sus viajes en el tiempo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s