Ecuanimidad

El pasado viernes (13 de Diciembre de 2013) estuvimos unos cuantos en la Casa del Yoga buscando, siempre buscando, algo nuevo y/o desconocido dentro de nosotros.

El “ejercicio” fue la famosa meditación Love & Kindness (Amor & Bondad) prestado de los siempre tiernos y compasivos budistas. Consiste en centrar, apuntar, dirigir nuestra energía, por supuesto,  amorosa y bondadosa hacia uno mismo y después hacia los demás. Los otros eran buenos y malos para que así dejen de serlos. El mismo amor que envio a mi hijo se lo doy a mi enemigo. Manda narices, ni el mejor budista lo haría. Sin embargo, sabemos que si la vida te coloca ante el dilema de amor a un heredero o a un traidor, las dudas tienden a cero.

Para  esto sirve la filosofía, nos ayuda en momentos sin respuesta. Los Yoga Sutras de Patanjali, del sabio que cayó (pat) del cielo en la palma (anjali) de una virgen (Gonika) que así dio a luz un ser redentor (Patanjali) – seguro que os suena la historia – nos da un poco de luz al asunto. Capítulo I, aforismo o sutra 33. Amistad hacia la felicidad, compasión hacia el sufrimiento, alegría hacia la virtud y ecuanimidad (upeksanam) hacia el vicio (apunya).  Aparentemente  los yogis aplican la ecuanimidad de los budistas apenas al vicio, tal vez para no discriminar a aquellos que no aguantan los cánones de la sociedad. Hay los que traducen  upeksanam como indiferencia y así dejamos la ecuanimidad a salvo y podemos seguir manteniendo el Amor y la Bondad como principios universales.

Mi padre dice que los niños nacen malos y somos nosotros, adultos programados y educados, que les enseñamos el bien. Yo rechacé muchas veces (con mi padre siempre con poca asertividad) tal razonamiento pero cuando mi hija pequeña pega  un mordisco sangriento en el mayor y éste responde con un guantazo que la hace girar dos vueltas, entonces pienso en volver a mi origen, o sea al pensamiento de mi padre.

Esta mañana cuando abrí el libro de citas de la Casa del Yoga encontré esto: “Si consideramos todas las existencias con ecuanimidad volveremos a nuestra naturaleza original.” – Maestro Taisen Deshimaru. ¿Volver para dónde entonces?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s